LA VERDAD

Este sitio es acerca la teología reformada tal como fue enseñada por los grandes e influyentes reformadores del siglo 16. El trabajo de ellos cambió la forma de ver el Cristianismo en términos de teología y liturgia. Fueron ellos que viendo la corrupción en la existente iglesia Católica desearon reformarla de acuerdo a Escritura, trayendo consigo la mas grande revolución religiosa y social que la historia de la iglesia haya sido testigo. Su legado sigue hoy en este siglo, y su influencia cambió Europa y dio nacimiento a los Estados Unidos de América.

viernes, mayo 20, 2022

ROMA: EL INFIERNO DE LOS ANIMALES

 


INTRODUCCION

Si los animales de los tres primeros siglos regresaran a la vida y pudieran hablar expresarían su profundo odio y desprecio a los romanos sin dudarlo.

El apóstol Pablo que observó la forma que los romanos trataban a los animales escribió a la iglesia en Roma “Porque la creación fue sometida a vanidad, no de su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sometió, en la esperanza de que la creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios. Pues sabemos que la creación entera a una gime y sufre dolores de parto hasta ahora” (Rom. 8:20-22). 

Sin duda el elemento escatológico incluye a los animales en la redención cósmica. Pablo sabia de la crueldad con que los romanos sometían sobre las bestias exóticas que traían de lugares tan alejados como el África y el este de Asia y de otros lugares. Los animales según la doctrina cristiana no están al margen de la redención final cósmica. Pablo mismo dice que la naturaleza será libertada (eleuzeruzesetai=liberar o hacer libre de la esclavitud de la podredumbre asquerosa y despreciable del pecado) a la gloria de los hijos de Dios. Mas adelante Pablo dice que TODA la creación (animales) en conjunto sufre y grita de dolor hasta el día de su liberación. Roma era el contexto de la teología de Pablo.

ROMA Y LOS ANIMALES EXOTICOS

El Imperio Romano se extendía desde Inglaterra hasta el norte de África y el Medio Oriente. A medida que el comercio entre estas regiones se hizo más común, también lo hizo el intercambio de animales exóticos. Los romanos estuvieron expuestos a elefantes, avestruces, tigres y leones y otras especies desde el siglo I AD. En el próximo milenio, a estos se les unieron hipopótamos, rinocerontes, camellos y jirafas, y otras especies que nunca hemos conocido pues fueron literalmente exterminados por órdenes de los emperadores. Se usaban animales exóticos en desfiles, se los entrenaba para realizar trucos y se les obligaba a pelear hasta matar y morir sin una razón justificable, solo para satisfacer los caprichos de una sociedad enferma mentalmente. Roma era literalmente un infierno para todo tipo de animal.

EL CIRCO ROMANO = Circus Maximus

Circus Maximus fue el estadio de carros más grande de la antigua Roma. El estadio de 600 metros de largo estaba ubicado entre el Palatino y el Aventino y podía albergar hasta 150.000 espectadores. La primera construcción del Circo Máximo se remonta al siglo VI a. C., después de lo cual varios emperadores ampliaron o reconstruyeron el estadio después de grandes incendios.

Su función principal era la de pista de carreras de carros y sede de los Juegos Romanos (Ludi Romani) que honraban a Júpiter. Eran los juegos más antiguos de la ciudad y se celebraban cada mes de septiembre con 15 días de carreras de carros y procesiones militares. Además, Roma tuvo muchos otros juegos y hasta 20 de estos tuvieron un día o más en el Circo Máximo. Otros eventos organizados en el sitio incluyeron cacerías de animales salvajes, ejecuciones públicas y peleas de gladiadores, algunas de las cuales fueron extremadamente crueles que desafían toda norma de ética, como cuando Pompeyo organizó una competencia entre un grupo de gladiadores bárbaros y 20 elefantes lo cual fue uno de los eventos más grotescos y horrendos de observar.

Siendo la estructura del Circus Maximus más grande en tamaño y capacidad que el Coliseo Romano, la gente podía ver más animales salvajes siendo peleando, matando a criminales y criminales, y masacrados por brutos gladiadores cuyo propósito era solo matar.

Orto circo famoso fue el Circus Flaminius conocido por sus espectáculos acuáticos. En siglo 2 AC el emperador Augusto lleno el circo de agua y puso más de 30 cocodrilos en donde el espectáculo consistía en la masacre de todos ellos por gladiadores y gente condenada a la muerte, el espectáculo grotesco hipnotizo a los espectadores que muchos entraron a un estado de trance e histeria colectiva al ver toda el agua contaminada de la sangre de los cocodrilos y la de los hombres.

LA LOCURA EN ACCION

Pero el espectáculo grotesco de masacres de animales salvajes y exóticos no se limitaba a los circos. Dentro del Coliseo, las peleas de animales era también parte importante de todo el entretenimiento del imperio, y se presentaban en dos variedades: damnatio ad bestias, en las que devoraban a criminales convictos como una forma de castigo; y venationes, en las que gladiadores totalmente armados luchaban contra otros animales u otros gladiadores armados hasta matarlos cruelmente. Era una verdadera orgia de sangre y violencia.

Sin embargo, nada podía igualar a los venationes, el espectáculo era altamente cruel que supera toda lógica y rompe toda sensibilidad humana, eran literalmente increíblemente sanguinarios, incluso para los estándares éticos de los romanos. Se dice que el emperador Augusto Caesar mató 3,500 animales durante su reinado. Fue superado por sus sucesores Tito y Trajano, quienes ordenaron la muerte de 5,000 y 11,000 animales, respectivamente. La sociedad romana literalmente estaba enfermas mentalmente al punto que la violencia, tortura y sufrimiento corporal en hombres y animales eran vistos como la más alta de expresión moral. Era un paroxismo colectivo que fue el propósito de la vida de los romanos: crueldad.

La demanda cada vez mayor de animales exóticos para los festivales en el Coliseo sustentó a cazadores especializados que vivían y trabajaban en los márgenes del imperio. Numerosos autores romanos, incluido Petronio, describen en detalle los métodos que estos profesionales utilizaron para rastrear y capturar criaturas peligrosas como osos y tigres sin dañarlos. Atraían a sus presas a pozos donde las dejaban durante días o semanas hasta que se debilitaban lo suficiente, o las capturaban con redes y las ataban a tablas de madera para trasladarlos al Coliseo en Roma. Muchos animales morían en el viaje, otros llegaban tan débiles que apenas sobrevivían, y los pocos que sobrevivían morían en la arena a manos de viciosos y brutos gladiadores que también morían a manos de otros. El espectáculo era un escenario grotesco combinado de gritos dolorosos, desesperación y olor a sangre humana mezclada con las de los animales.

En 204 d.C el emperador Séptimo Severo realizo una presentación teatral, una de las mas grandes, en donde una embarcación pretendió estar en el mar y naufrago partiéndose en la mitad, y más de 700 animales salvajes y exóticos se escaparon en el circo en donde se mataron unos a otros, estos espectáculos llenaban a la gente de euforia y un paroxismo sin paralelo. Una histeria colectiva que evidenciaba el gran trastorno mental del pueblo romano.

No todos los animales exóticos fueron sacrificados por los romanos, especialmente cuando fueron traídos a la capital por primera vez en los últimos tiempos. La jirafa del emperador César, descrita por el historiador Cassius Dio como haber sido "exhibida a todos", sirve como un ejemplo. Se cree que Augusto Caesar hizo lo mismo. “Si se traía a la ciudad algo raro y digno de ver”, dice el historiador Suetonius, “tenía la costumbre de hacer una exhibición especial en cualquier lugar conveniente en los días en que no se programaban espectáculos”.

Al mismo tiempo, la popularidad de cualquier venatio dependía en gran medida del interés público en las criaturas participantes. La primera venatio, según Plinio el Viejo, tuvo lugar en el 252 a. C., durante la Primera Guerra Púnica. El evento contó con elefantes que las fuerzas romanas habían capturado en la isla de Sicilia, una novedad en ese momento. Durante los últimos días de la República, los más adinerados agotaron sus redes diplomáticas para conseguir los animales más exóticos que pudieron encontrar, desde leopardos hasta cocodrilos.

"Si bien muchos venationes presentaban especies locales como toros y perros", escribió Caroline Wazer, quien estudió historia antigua en la Universidad de Columbia, en The Atlantic, los animales exóticos "eran mucho más emocionantes... Además, los romanos parecen haber tenido poco interés en criar animales exóticos en casa. Los animales capturados en la naturaleza se consideraban infinitamente más peligrosos, más valiosos y fascinantes”.

La relación entre los romanos y los animales exóticos está llena de complejidades psicológicas y sociológicas. A menudo, el trato que se les daba se reducía a la disposición individual. Emperadores ilustrados como Marco Aurelio tenían poco interés en el Coliseo y sus venationes. Su sucesor Commodus, por el contrario, fue un ávido gladiador que, según los informes, desarrolló una punta de flecha en forma de medialuna que se usa para decapitar avestruces.

Otros gobernantes, como César y Augusto, oscilaron entre los dos extremos. Un día, trataron a los animales exóticos con asombro y reverencia. Al siguiente, se deleitaron en organizar una brutal venatio que concluyó con su matanza sin sentido. Un blog de historia de la Universidad de Chicago busca respuestas de Plinio, quien dijo que la búsqueda de la riqueza se derivaba de la necesidad de “poseer algo que podría destruirse por completo en un momento”. Quizá las venationes eran una expresión del vacío moral de los Emperadores que la llenaban con masacres a animales inocentes.

Sin embargo, las venationes no siempre fueron recibidas con mucho  entusiasmo. “Cuando [los elefantes] hubieron perdido toda esperanza de escapar”, Plinio recuerda una venatio escenificada por Pompeyo, “trataron de ganarse la compasión de la multitud con indescriptibles gestos de súplica, deplorando su destino con una especie de lamento, tanto para la angustia del público que se olvidaron del general y su munificencia cuidadosamente ideada para su honor, y prorrumpiendo en lágrimas se levantaron en un cuerpo e invocaron maldiciones sobre la cabeza de Pompeyo.

“El último día fue el de los elefantes”, escribe Cicerón sobre el mismo evento, “en el que hubo gran asombro por parte de la multitud vulgar, pero ningún placer en absoluto. No, incluso hubo un cierto sentimiento de compasión despertado por ello, y una especie de creencia creada de que ese animal tiene algo en común con la humanidad.” Aunque las venationes continuaron mucho después de que cesaron las batallas de gladiadores, la práctica se dejó de practicar frente al público romano hasta el final.

A pesar de tales críticas, las venationes parecían haber jugado un papel importante en la humanización de los animales exóticos en la época romana y en convertirlos de criaturas mitológicas en organismos no muy diferentes a los humanos. En su artículo de la revista Atlantic, Wazer analiza un mosaico en el que cuatro leopardos luchan contra cuatro gladiadores. Los leopardos recibieron apodos, al igual que sus adversarios humanos, y se representan con coronas de laurel: un signo de talento y coraje excepcionales.

El imperio romano fue un imperio poderoso pero cruel con las naciones que conquistaba y con la naturaleza, es decir los animales. Roma era literalmente un infierno para los animales exóticos. Como castigo de todo lo que hicieron con la fauna exótica, durante el reino de Diocleciano la parte alta del Circus Maximus colapso matando a mas de 13 mil espectadores. No dudaría que los animales sacrificados por puro capricho se “vengaron” ese día de los romanos.

por Caesar Arevalo

 

REFERENCIAS

Brinkhof, T. (2022, May 17). Exotic animals and their strange relationship with ancient Greeks and Romans. Big Think. Retrieved May 19, 2022, from https://bigthink.com/the-past/exotic-animals-greece-rome/

Cartwright, M. (2022, May 17). Circus maximus. World History Encyclopedia. Retrieved May 20, 2022, from https://www.worldhistory.org/Circus_Maximus/

Rodgers, N., & Dodge, H. (2017). The Illustrated Encyclopedia of the Roman Empire. Cambridge: Hermes House.

 



miércoles, enero 19, 2022

FRANCISCO GOMARUS


INTRODUCCIÓN

Las Reformas del siglo XVI condujeron al surgimiento de diferentes grupos confesionales dentro de la cristiandad occidental: luteranos, anglicanos, anabaptistas y creyentes reformados (incluidos los hugonotes en Francia y los presbiterianos en Escocia), cada uno defendió sus creencias en contra del catolicismo romano y en contra de cada uno. Pero algunas cuestiones teológicas importantes quedaron sin resolver hasta el siglo XVII. Dentro de la familia reformada de la fe, los teólogos no estaban de acuerdo sobre la doctrina de la elección: ¿Dios quiso salvar a todos, o solo a algunos, de la condenación eterna? ¿Tuvo la gente libre albedrío en su decisión de la salvación o al alejarse de ella? ¿El conocimiento previo de Dios de cómo la gente respondería al regalo de la salvación en Jesucristo afectó la decisión de Dios de contarlos entre los elegidos o los réprobos? En la iglesia reformada holandesa, esta controversia cristalizó en un polémico debate entre dos profesores de la Universidad de Leiden, Jacobus Arminius (Arminio) y Franciscus Gomarus. Arminius (y sus seguidores después de su muerte en 1609) enseñó que la idea de que Dios eligió y reprobó a todos incluso antes de que Adán y Eva cayesen en pecado no era bíblica y no dejaba espacio para que la gracia de Dios actuara en las vidas humanas con el libre albedrio. Sus partidarios emitieron una Protesta en 1610, enumerando sus cinco puntos de desacuerdo con sus oponentes. Gomarus, por su parte, mantuvo una visión estricta de la predestinación y la elección. Él y sus seguidores se hicieron conocidos como los Contra-Remonstrantes.

Los debates teológicos y las presiones políticas se fusionaron en 1618, lo que llevó a los Estados Generales holandeses (el órgano de gobierno de los Países Bajos) a convocar un sínodo nacional para resolver muchos de estos problemas. Para darle más legitimidad e impacto a la reunión, los Estados Generales decidieron invitar a delegados reformados de otros países a unirse a la reunión. El 13 de noviembre de 1618, el Sínodo de Dordt comenzó sus reuniones. La sesión final tuvo lugar el 9 de mayo de 1619.

¿QUIÉN FUE FRANCISCO GOMARUS?

Franciscus Gomarus, inglés Francis Gomar, francés François Gomar, (30 de enero de 1563 en Brujas, Flandes [ahora en Bélgica]—fallecido el 11 de enero de 1641 en Groningen, Países Bajos), teólogo calvinista y profesor universitario cuyas disputas con su colega más liberal Jacobus Arminius sobre la doctrina de la predestinación llevó a toda la Iglesia reformada holandesa a la controversia.

Su educación fue extensa y la mejor disponible, ya que estudió en Estrasburgo, Oxford, Cambridge y Heidelberg, disfrutando de la instrucción de Ursinus (uno de los autores del Catecismo de Heidelberg) y Jerome Zanchius (quien escribió un libro aún popular sobre la predestinación).

Gomarus sirvió como pastor de una iglesia reformada holandesa en Frankfurt am Main, Alemania, desde 1587 hasta 1593, cuando la congregación fue dispersada por la persecución antiprotestante. En 1594 fue nombrado profesor de teología en la Universidad de Leiden, donde se convirtió en líder de los opositores de Arminio. Cuando Arminius se unió a la facultad en 1603, sus disputas aumentaron en intensidad.

Gomarus debatió a Arminius ante la asamblea de los estados (organismos gubernamentales regionales) de Holanda en 1608, y él y cuatro seguidores debatieron a cinco arminianos (también conocidos como los Remonstrantes) en la asamblea en 1609.

En sus disputas, Gomarus defendió el punto de vista calvinista estricto que los elegidos para la salvación ya habían sido elegidos antes de la caída de Adán, pero Arminius admitió la posibilidad de que cada individuo estuviera potencialmente entre los elegidos. Más tarde, un profesor en Saumur (Francia) y en Groningen (Países Bajos), Gomarus tomó parte destacada en el Sínodo de Dort (Dordrecht, Países Bajos) en 1618-19 como oponente del arminianismo, que fue condenado en el sínodo.

Gomarus fue un supralapsario, un teólogo profundo y un predicador talentoso e influyente. Su nombre casi se ha convertido en sinónimo de calvinismo consistente, y salió del conflicto de Dordt con la reputación justificable de alguien que amaba al Señor y la verdad del Señor más que a nada ni a nadie. Los arminianos a menudo lo deseaban muerto. El Señor lo usó, con toda su franqueza y brusquedad, para preservar las gloriosas verdades de la gracia soberana.

Caesar Arevalo

Fuentes

Hanko, H. (n.d.). The men at dordt. Home. Retrieved January 20, 2022, from http://www.prca.org/resources/publications/articles/item/5346-the-men-at-dordt

Britannica, T. Editors of Encyclopaedia (2022, January 7). Franciscus Gomarus. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/biography/Franciscus-Gomarus

About the synod of Dordt. Calvin University. (n.d.). Retrieved January 20, 2022, from https://calvin.edu/centers-institutes/meeter-center/about-the-synod-of-dordt/


lunes, enero 10, 2022

QUÉ ES EL CONSENSO TIGURINO


 

¿Qué es el consenso Tigurino?

El Consenso Tigurino es relativamente desconocido pero muy importante para demostrar de manera concluyente cuán lejos está el luteranismo del calvinismo en lo que respecta a la doctrina de la Cena del Señor.

 Esta confesión de fe fue escrita por el mismo Juan Calvino, quien no deja ninguna duda de que se pone decididamente del lado de la interpretación espiritualizadora de la Cena del Señor, tal como la sostuvieron Zwinglio y sus seguidores posteriores, y así niega efectivamente la presencia real de el cuerpo y la sangre de Cristo bajo el pan y el vino, refiriéndose a esta creencia en este documento como una “superstición perversa e impía”. Este es un documento muy importante para comprender el contexto en el que los luteranos tuvieron que luchar contra la doctrina de la Iglesia Reformada, liderada por Calvino.

La Fórmula de la Concordia, preparada en 1577, fue una respuesta decisiva que unificó a los luteranos en su oposición al calvinismo y a aquellos que, secreta o abiertamente, intentaban alejar a la Iglesia luterana de las enseñanzas de la Cena de Lutero y acercarla al punto de vista reformado/calvinista. .

El Consensus Tigurino está claramente a la vista cuando se prepararon los Artículos Sajones de Visitación a principios de la década de 1590. La posición sobre la Cena del Señor articulada en esta declaración por Calvino sigue siendo la posición formal de la Iglesia Reformada. El calvinista habla con mucho cuidado sobre la “presencia de Cristo”, pero es igualmente cuidadoso en dejar en claro que la presencia es solo espiritual y es un asunto del ascenso del alma humana al Señor Ascendido, donde hay un comer y beber espiritualmente, por fe. Esto es directamente contradictorio con la confesión luterana de la Cena del Señor.

Los siguientes comentarios provienen de una fuente calvinista, lo que demuestra que nuestra interpretación y comprensión del Consensus Tigurino no son de ninguna manera simplemente un sesgo luterano o una distorsión de los hechos.

“El Consensus Tigurino fue compuesto por el mismo Calvino, en 1549, y fue adoptado por los teólogos de Zurich. Comprende veintiséis artículos, que tratan únicamente del sacramento de la Cena. Surgió de un deseo por parte de Calvino de efectuar una unión entre los reformados sobre la doctrina de la Eucaristía. Los luteranos consideraron que la actitud de Calvino con respecto a la cuestión sacramentaria era favorable a sus puntos de vista peculiares. Su estrecho y cordial acuerdo con Lutero sobre los puntos fundamentales de la teología, junto con la fuerza de su fraseología al hablar de la naturaleza de la Eucaristía, llevó a los zuinglianos suizos a considerarlo en general más alejado de ellos que de sus oponentes. En este Consensus Tigurino, define sus declaraciones más claramente, y no dejó ninguna duda en las mentes de los habitantes de Zurich de que adoptó de todo corazón la teoría espiritual y simbólica de la Cena del Señor. El curso de los acontecimientos después mostró que la teoría de Calvino realmente armonizaba con la de Zuinglo”. [Fuente: Una historia de la doctrina cristiana por William Greenough Thayer Shedd, 1863.].

El consenso Tigurino presentado por Calvino en la cual todas las iglesias en Suiza, Francia, Inglaterra, Escocia, Polonia, y Hungría estuvieron sustancialmente unidas declara que en el sacramento de la Cena el alma de cada creyente comunicante es realmente alimentado con el cuerpo y sangre de Cristo en el mismo momento cuando toma los elementos por la boca, los símbolos consagrados del pan y el vino, en ese mismo momento, fluyen de la sustancia del cuerpo glorificado de Cristo en los cielos una virtud sobrenatural para ser recibido solo por el órgano de la fe y por esto su alma es alimentada reforzada y animada aunque en una manera que la razón no puede comprender.

 Caesar Arevalo

sábado, enero 01, 2022

LA INFLUENCIA DEL CREDO DE CALCEDONIA EN LA SEGUNDA CONFESIÓN HELVETICA


SEGUNDA CONFESION HELVETICA (1562)

La Segunda Confesión Helvética (en latín: Confessio Helvetica posterior) fue escrita por Heinrich Bullinger (1504-1575) en 1562 y revisada en 1564 como un ejercicio privado. La confesión llegó al conocimiento del elector palatino Federico III, quien lo tradujo al alemán y lo publicó.

TERMINOS TEOLÓGICOS

 Homoousion — de homos, mismo, y ousia, esencia; (Latín consubstantialem, de una esencia o sustancia), la palabra usada por el Concilio de Nicea (325) para expresar la Divinidad de Cristo.

La hipóstasis (griego: ὑπόστασις, hypóstasis) es el estado subyacente o sustancia subyacente y es la realidad fundamental que sustenta todo lo demás. En la teología cristiana, la Santísima Trinidad consta de tres hipóstasis: hipóstasis del Padre, hipóstasis del hijo e hipóstasis del Espíritu Santo.

Término teológico usado con referencia a la Encarnación para expresar la verdad revelada de que en Cristo una persona subsiste en dos naturalezas, la Divina y la humana.

La distinción, de hecho, se produjo gradualmente en el curso de las controversias a las que dieron lugar las herejías cristológicas, y fue definitivamente establecida por el Concilio de Calcedonia (451), que declaró que en Cristo las dos naturalezas (humana y divina), cada una conservando sus propias propiedades, están unidos en una subsistencia y una persona (eis en prosopon kai mian hypostasin) (Denzinger, ed. Bannwart, 148). No están unidos en una unión moral o accidental (Nestorius), ni entremezclados (Eutyches), y sin embargo están sustancialmente unidos.

A continuación el capítulo XI de la segunda confesión Helvetica y su correspondencia teológica con el credo de Calcedonia, con mis anotaciones correspondiendo al credo de Calcedonia.

CAPITULO XI

De Jesucristo, verdadero Dios y hombre,

el único salvador del mundo

CRISTO ES VERDADERO DIOS. Además, creemos y enseñamos que el Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo, fue predestinado o preordenado desde la eternidad por el Padre para ser el Salvador del mundo. Y creemos que nació, no solo cuando asumió la carne (hipostasis)  de la Virgen María, y no solo antes de la fundación del mundo, sino por el Padre antes de toda la eternidad de manera inefable. Porque Isaías dijo: "¿Quién puede contar su generación?" (Cap. 53: 8). Y Miqueas dice: "Su origen es desde la antigüedad, desde la antigüedad" (Miqueas 5: 2). Y Juan dijo en el Evangelio: "En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios", etc. (Cap. 1: 1). Por tanto, con respecto a su divinidad, el Hijo es co-igual y consustancial con el Padre (hipostasis); Dios verdadero (Fil. 2:11), no solo en nombre o por adopción o por cualquier mérito, sino en sustancia y naturaleza (hipostasis), como el apóstol Juan ha dicho a menudo: "Este es el Dios verdadero y la vida eterna" (I Juan 5 : 20). Pablo también dice: "Nombró al Hijo heredero de todas las cosas, por medio del cual también creó el mundo. Él refleja la gloria de Dios y lleva el sello mismo de su naturaleza, sosteniendo todas las cosas con su palabra de poder" (Heb. 1: 2). Porque en el Evangelio el mismo Señor dijo: "Padre, glorifícame en tu presencia con la gloria que tuve contigo antes de la creación del mundo" (Juan 17: 5). Y en otro lugar del Evangelio está escrito: "Los judíos buscaban tanto más para matarlo porque él ... llamaba a Dios su Padre, haciéndose igual a Dios" (Juan 5, 18).

REFLEXIONES TEOLOGICAS

El concilio de Calcedonia (451) estableció la cristología de la iglesia cristiana católica, ortodoxa, y reformadas históricas. Primeramente que Jesus es verdadero Dios y verdadero Hombre, dos naturalezas en una sola persona y que Maria es la TEOTOKOS, o Madre de Dios, pero no de la Trinidad, o de Dios el Padre (como grupos sectarios y heréticos piensan) pero de Jesús en su naturaleza divina.

Cirilo sintió que Nestorio claramente sacrificó la unidad de Cristo y creó en Él dos personas distintas. Cirilo se preocupó principalmente, al parecer, de la cuestión de la unidad en Cristo. En su Segunda Carta a Nestorio, escribió que “Decimos que si bien las naturalezas que se unieron en una verdadera unidad eran diferentes, hay sin embargo, debido a la inefable convergencia en la unidad, un Cristo y un Hijo de los dos." Cirilo está haciendo de la unión de Dios y el hombre un principio fundamental junto con la plenitud de la Divinidad y la humanidad. Para Cirilo, entonces, había “unión, en el sentido de que solo hay una hipóstasis (persona), la del Logos, que ha asumido una humanidad total y completa”. Si bien existe una distinción en el carácter y los nombres de lo divino y lo humano (más tarde distinguido como "naturalezas") para Cirilo, el concepto clave es la unidad de las personas divina y humana dentro de Cristo.

Con respecto al aspecto Theotokos de la controversia, Cirilo argumentó que “dado que la unión [de lo divino y lo humano] tuvo lugar en el mismo útero, se dice que tuvo un nacimiento carnal al hacer su propio nacimiento de la carne que le pertenecía . " Debido a la unión de Dios y el hombre en el útero, Cirilo creía que se podía decir (en cierto sentido) que Dios nació de la Virgen María y que el Logos de Dios sufrió en la cruz. Al concluir su carta a Nestorio, Cirilo escribió que “el único Señor Jesucristo no debe dividirse en dos Hijos ... Por consiguiente, llamaron efectivamente a la santa Virgen 'madre de Dios' [Theotokos], no porque la naturaleza del Logos en la deidad tomó el comienzo de su existencia en la Santísima Virgen, sino porque el santo cuerpo que nació de ella, poseído como era de un alma racional, y al cual el Logos estaba unido hipostáticamente, se dice que tuvo un nacimiento carnal. "


 Caesar Arevalo


FUENTES

Bridge, J. (1910). Homoousion. In The Catholic Encyclopedia. New York: Robert Appleton Company. Retrieved December 31, 2021 from New Advent: http://www.newadvent.org/cathen/07449a.htm

GEDDES, L. W. (n.d.). Retrieved from Catholic Answers: https://www.catholic.com/encyclopedia/person

Prahlow, J. J. (2015, february 4). Retrieved from Pursuing Veritas: https://pursuingveritas.com/2015/02/04/christologies-in-conflict-cyril-and-nestorius/