LA VERDAD

Este sitio es acerca la teología reformada tal como fue enseñada por los grandes e influyentes reformadores del siglo 16. El trabajo de ellos cambió la forma de ver el Cristianismo en términos de teología y liturgia. Fueron ellos que viendo la corrupción en la existente iglesia Católica desearon reformarla de acuerdo a Escritura, trayendo consigo la mas grande revolución religiosa y social que la historia de la iglesia haya sido testigo. Su legado sigue hoy en este siglo, y su influencia cambió Europa y dio nacimiento a los Estados Unidos de América.

miércoles, junio 16, 2021

EL BAUTISMO DE INFANTES-INSTITUCIONES (4-6)


 

   


La promesa, en la cual hemos dicho que consiste la virtud de los signos, es la misma en ambos; es decir, de la misericordia de Dios, de la remisión de los pecados, y de la vida eterna.

   Además, la cosa significada es siempre la misma:            

nuestra purificación y mortificación.

   El fundamento en que se apoya el cumplimiento de estas cosas es también el mismo en ambos.

Por consiguiente, se sigue que no hay diferencia alguna entre el bautismo y la circuncisión en cuanto al misterio interno, en lo cual consiste toda la sustancia de los sacramentos, según hemos demostrado. La única diferencia se refiere a las ceremonias externas, que es lo menos importante en los sacramentos, puesto que la consideración principal depende de la Palabra y de la cosa significada y representada.

   Podemos, pues, concluir que todo cuanto pertenece a la circuncisión pertenece también al Bautismo, excepto la ceremonia externa y visible.

A esta deducción nos encamina la regla que establece san Pablo, de que toda la Escritura se debe medir y pesar conforme a la analogía y proporción de la fe (Rom.12, 3.6), la cual siempre tiene presentes las promesas. Y, de hecho, la verdad en este punto se puede tocar con las manos. Porque igual que la circuncisión fue un signo y marca para los judíos con que reconocer que Dios los recibía por pueblo suyo y que ellos le tenían por su Dios, sirviéndoles de esta manera como de una primera entrada externa en la Iglesia de Dios, del mismo modo por el Bautismo somos primeramente recibidos en la Iglesia del Señor, para ser tenidos por pueblo suyo, y, por nuestra parte, manifestamos que queremos tenerle por nuestro Dios. Por lo cual se ve claramente que el Bautismo ha sucedido a la circuncisión.


 FUENTE: Calvino, J- LAS INSTITUCIONES IV. XVI. 4-6


HAGA "CLICK" ABAJO PARA ESCUCHAR EL ESTUDIO


BAUTISMO DE INFANTES (4-6)

martes, junio 15, 2021

EL BAUTISMO DE INFANTES-INSTITUCIONES (1-3)




CAPÍTULO XVI: PÆDOBAPTISMO. SU CONFORMIDAD CON LA INSTITUCIÓN DE CRISTO Y LA NATURALEZA DEL SIGNO.

Divisiones de este capítulo,

I. Confirmación de la doctrina ortodoxa del paidobautismo, sec. 1-9.

II. Refutación de los argumentos que los anabautistas exhortan contra el paidobautismo, sec. 10-30.

III. Objeciones especiales de Servet refutadas, sec. 31, 32.


HAGA "CLICK" en el enlace de abajo:

EL BAUTISMO DE INFANTES - INSTITUCIONES (1-3) 

jueves, mayo 20, 2021

LA UNIDAD DEL PACTO DE GRACIA: FRANCIS TURRETIN

 


Francis Turretin (1623-1687) ha sido llamado "el mejor exponente de la doctrina de la Iglesia Reformada" (Samuel Alexander), "un sintetizador maravilloso" (Roger Nicole) y "una figura destacada entre los reformadores de Ginebra (Leon Morris) Su Institutio Theologiae Elencticae, publicada por primera vez en 1679-1685, fue el fruto de unos treinta años de enseñanza en la Academia de Ginebra.


QUINTA PREGUNTA: LA UNIDAD DEL PACTO DE GRACIA

¿Fue el pacto de gracia uno y el mismo en cuanto a sustancia bajo cada dispensación?

Afirmamos contra los socinianos, anabautistas y protestantes

I. Esta controversia más importante la libramos nosotros con los pelagianos antiguos y modernos (a saber, los socinianos, protestantes, anabautistas y otros que niegan la identidad del pacto gratuito).

Sostienen que los padres del Antiguo Testamento no fueron salvados por la misericordia gratuita de Dios en Cristo, el Mediador (Dios-hombre, theanthrōpō) a través de la fe en él por venir.

Declaración de la pregunta.

V. De estas cosas puede deducirse claramente el estado de la cuestión.

La pregunta no es:

(1) si el pacto de gracia fue variado en cuanto a accidentes y los diferentes modos y grados de dispensación y manifestación (porque confesamos que bajo esta relación [schesei] hay una diferencia múltiple entre el Antiguo y el Nuevo Testamento o el antiguo y el nuevo economía, como se demostrará en su lugar). Más bien, la cuestión es si se trataba de lo mismo en cuanto al fondo y las partes esenciales del pacto, es decir, tanto en el pacto en sí como en el pacto federal que consiste en la obligación mutua de las partes. Si el mismo Mediador (Cristo) en ambos; la misma fe en Cristo; promesas de las mismas bendiciones espirituales y celestiales; el mismo camino de reconciliación y salvación - variando la economía y la administración solamente del pacto. Esto lo niegan nuestros oponentes; nosotros lo afirmamos.

VI. La cuestión no es si los padres del Antiguo Testamento fueron salvos, si sus pecados fueron perdonados, si tenían alguna esperanza de vida eterna, si Cristo les fue predicho. La mayoría de nuestros adversarios no se atreven a negar esto. Más bien, la pregunta es si miraron a Cristo y se salvaron con la esperanza de su venida. Si se les dieron promesas no solo temporales, sino también espirituales y celestiales acerca de la vida eterna y el Espíritu Santo. Y si el mismo pacto celebrado con nosotros en Cristo ya había sido contraído con ellos, aunque de forma más oscura y reservada. Esto lo niegan; afirmamos. Sostenemos que Cristo no solo fue predicho sino también prometido a los padres y por su gracia ellos fueron salvos bajo el Antiguo Testamento no menos de lo que somos salvos bajo el Nuevo; ni tampoco desde el principio se dio ningún otro nombre bajo el cielo del que se pudiera esperar la salvación (Hch 4, 12) y eso también según la promesa inviolable de la alianza gratuita.


Haga "CLICK" abajo en el enlace para escuchar el estudio

LA UNIDAD DEL PACTO DE GRACIA

martes, mayo 11, 2021

LA IGLESIA, Los Institutos 4.1.2



2.     Cuando decimos en el Símbolo de los Apóstoles que creemos la Iglesia, no debe entenderse solamente de la Iglesia visible, de la que ahora tratamos, sino que comprende también a todos los elegidos de Dios, en cuyo número están todos los que han pasado a la otra vida. Y de acuerdo a esto, la palabra usada es “creer;” porque con frecuencia no se puede notar ninguna diferencia entre los hijos de Dios y los infieles, entre Su rebaño y las fieras salvajes.

Creemos la Iglesia.     Muchos intercalan aquí la partícula en, sin razón alguna. Confieso ser esto lo que más comúnmente se emplea hoy día, y que ya antiguamente había estado en-uso, pues el mismo Símbolo Niceno, según se cita en la Historia Eclesiástica, dice: "Creo en la Iglesia".  A pesar de ello, la fórmula creo la Iglesia, y no en la Iglesia, aparece también en los escritos de los antiguos Padres; y ha sido aceptada sin dificultad. Porque san Agustín, lo mismo que el autor del tratado sobre el Símbolo que se ha atribuido a san Cipriano, no solamente hablan así, sino que expresamente notan que esta manera de hablar sería impropia si se añadiese la partícula en. Confirman su opinión con una razón que no es despreciable. Testificamos que creemos en Dios, porque nuestro corazón descansa en Él como Dios verdadero, y que nuestra confianza reposa en Él. Lo cual no se aplica a la Iglesia, ni tampoco a la remisión de los pecados ni a la resurrección de la carne. Por tanto, aunque yo no quisiera discutir por meras palabras, sin embargo preferiría usar los términos con propiedad para que queden claras las cosas, en vez de emplear términos que oscurezcan el asunto sin razón.

La elección es el fundamento de la Iglesia universal.      La finalidad consiste en saber que aunque el Diablo haga todo lo posible por destruir la gracia de Jesucristo, y todos los enemigos de Dios conspiren a una y se esfuercen en ello con una furia impetuosa, la gracia de Jesucristo no puede sufrir menoscabo, ni resultar estéril su sangre, sin producir fruto alguno. Y de la misma forma debemos examinar la elección de Dios y su interna vocación, porque sólo Él conoce quiénes son los suyos y los tiene como contenidos bajo su sello, como afirma san Pablo (2 Tim. 2, 19), e incluso les pone las señales por las que pueden ser diferenciados de los réprobos. Pero dado que aquellos no son más que un número muy reducido, esparcidos entre la gran multitud, de modo que vienen a ser como unos pocos granos de trigo escondidos entre la paja, nos es necesario dejar a Dios solo el privilegio de conocer su Iglesia, cuyo fundamento es su elección eterna. De hecho no basta concebir que Dios tenga sus elegidos si no comprendemos al mismo tiempo la gran unidad de la Iglesia, de tal forma que nos persuadamos de que estamos como injertados en ella. Porque si no estamos unidos con todos los demás miembros bajo la única Cabeza, Cristo, no esperemos conseguir la herencia que esperamos.

De aquí que la iglesia es llamada católica o universa (Agustine, ep 48), pues dos o tres no pueden dividirla sin destruir a Cristo, y esto es imposible.

Todos los elegidos de Dios están tan unidos en Cristo, que como dependen de una cabeza, están como compactados en un solo cuerpo, unidos como sus diferentes miembros; hechos verdaderamente uno al vivir juntos bajo el mismo Espíritu de Dios en una sola fe, esperanza y caridad, llamados no solo a la misma herencia de vida eterna, sino a la participación en un solo Dios y Cristo. Por tanto, aunque la horrible desolación que vemos por todas partes dé a entender que todo está destruido y que no queda ya Iglesia, estemos seguros de que la muerte de Cristo es fructífera, que ha de producir su efecto, y que Dios protege milagrosamente a su Iglesia, escondiéndola del peligro según leo fue dicho a Elías : "Yo haré que queden en Israel siete mil, cuyas rodillas no se doblaron ante Baal" (1 Re. 19, 18)."

SOURCE: Calvino, J, "INSTITUTOS DE LA RELIGIÓN CRISTIANA " Libro IV, Cap 1.2 . extraído, https://ccel.org/ccel/calvin/institutes/institutes.vi.ii.html


Trad, Caesar Arevalo




HAGA "CLICK" en el enlace abajo para la exposición:

lunes, mayo 10, 2021

LA IGLESIA, INTRODUCCIÓN - Las Instituciones de la Religión Cristiana

 


1. En el último Libro, se ha demostrado que por la fe del evangelio Cristo llega a ser nuestro, y nosotros somos hechos partícipes de la salvación y la bienaventuranza eterna obtenidas por él.

Pero como nuestra ignorancia y pereza (puedo agregar, la vanidad de nuestra mente) necesitan ayuda externa, mediante la cual la fe pueda ser engendrada en nosotros, y pueda aumentar y progresar hasta su consumación; Dios, al acomodarse a nuestra debilidad, ha añadido esas ayudas y ha asegurado la predicación eficaz del Evangelio al depositar este tesoro en la Iglesia.

Así él ha designado pastores y maestros, por cuyos labios edificara a su pueblo (Efesios 4:11); los ha investido de autoridad y, en suma, no ha omitido nada que pueda conducir al santo consentimiento en la fe y al orden correcto.

En particular, ha instituido los sacramentos, que, por experiencia, creemos que son de gran utilidad para fomentar y confirmar nuestra fe.

Porque al ver que estamos encerrados en la prisión del cuerpo y que aún no hemos alcanzado el rango de ángeles, Dios, acomodándose a nuestra capacidad, ha provisto en su admirable providencia un método por el cual, aunque ampliamente separados, todavía podríamos acercarnos a él.

Por tanto, el debido orden requiere que primero tratemos de la Iglesia, de su Gobierno, sus Órdenes y Poder; a continuación, de los sacramentos; y, por último, del gobierno civil, al mismo tiempo que protege a los lectores piadosos de las corrupciones del papado, mediante el cual Satanás ha adulterado todo lo que Dios había designado para nuestra salvación.

Comenzaré por la Iglesia, en cuyo seno Dios se complace en recoger a sus hijos, no solo para que con su ayuda y ministerio puedan ser alimentados mientras sean bebés y niños, sino que también puedan ser guiados por su cuidado maternal hasta que crezcan a la edad adulta y, finalmente, alcanzar la perfección de la fe.

Lo que Dios ha unido así, no lo separe el hombre (Mc 10, 9): para aquellos para quienes es Padre, la Iglesia también debe ser madre. Esto fue cierto no sólo bajo la Ley, sino incluso ahora, después del advenimiento de Cristo; ya que Pablo declara que somos hijos de una Jerusalén nueva, sí, celestial (Gálatas 4:26)."


-Calvino, J. Las Instituciones, Libro IV, cap. 1


Escuche el audio haciendo "CLICK" abajo


LA IGLESIA - INTRO JUAN CALVINO

jueves, mayo 06, 2021

LO QUE ES EL DIEZMO

 


El tema del diezmo es uno de los mas controversiales en círculos evangélicos y existen muchas ideas erróneas, veamos lo que la Escritura nos enseña acerca del diezmo y si es aplicable a la iglesia hoy:


Haga "CLICK" abajo para escuchar el audio del diezmo/;


LO QUE ES EL DIEZMO



LOS "CINCO MINISTERIOS"




Existe entre algunos grupos pentecostales que Efesios 4:11 enseña que existen "cinco" minsterios y que es vigente hoy en dia. Esto es muy popular dentro de estos grupos, sin embargo, las Escrituras nos enseñan algo muy diferente. 


"Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros," (Efesios 4:11)



Haga "click" abajo para escuchar el audio completo de este tema:


¿EXITE TAL COSA COMO LOS "5 MINISTERIOS"?

lunes, abril 12, 2021

EL BAUTISMO EN LA SEGUNDA CONFESIÓN HELVETICA

 


INTRODUCCIÓN

La Segunda confesión Helvética resumió la teología en desarrollo de las iglesias reformadas de Suiza en los años posteriores a la Reforma. Es claramente un documento protestante, que no solo aleja a las iglesias reformadas suizas del catolicismo romano, sino que también expresa muchos de los puntos emergentes de énfasis en el protestantismo. Fue escrito por Heinrich Bullinger, un pastor suizo que emergió como un destacado teólogo reformado después de la muerte de Ulrich Zwingli, quien había sido uno de los líderes de la Reforma en Suiza. Se esforzó por preservar la unidad entre los reformadores gracias al acuerdo de 1549 con Calvino sobre la Eucaristía; el Consenso Tigurinus (Consenso de Zurich). La confesión esta dividida en 30 capítulos breves pero sustanciosos de la verdadera y original doctrina reformada. 

El capítulo veinte desarrolla la posición doctrinal y liturgica del bautismo en respuesta al catolicismo y al anabautismo que atacaba el modo del bautismo y su administración a los hijos de padres creyentes. Esto es de suma importancia para conocer las posición reformada en cuanto a porque en las iglesias reformadas bautizamos a infantes.


Capítulo 20 - Del Santo Bautismo

La institución del bautismo. El bautismo fue instituido y consagrado por Dios. Primero, Juan bautizó, quien sumergió a Cristo en el agua del Jordán. De él, vino a los apóstoles, quienes también bautizaron con agua. El Señor les ordenó expresamente que predicaran el Evangelio y bautizaran "en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo" (Mateo 28:19). Y en Los Hechos, Pedro dijo a los judíos que preguntaban qué debían hacer: "Bautícense cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados, y recibirán el don del Espíritu Santo" ( Hch 2, 37 s.). De ahí que algunos bautismos se denominen signo de iniciación para el pueblo de Dios, ya que por él los elegidos de Dios son consagrados a Dios.

Un bautismo. Solo hay un bautismo en la Iglesia de Dios; y es suficiente estar una vez bautizado o consagrado a Dios. Porque el bautismo una vez recibido continúa por toda la vida, y es un sellamiento perpetuo de nuestra adopción.

Qué significa ser bautizado. Ahora bien, ser bautizado en el nombre de Cristo es estar inscrito, ingresado y recibido en el pacto y la familia, y así, en la herencia de los hijos de Dios; sí, y en esta vida ser llamados por el nombre de Dios; es decir, ser llamado hijo de Dios; ser limpios también de la inmundicia de los pecados, y recibir la multiforme gracia de Dios, para llevar una vida nueva e inocente.

El bautismo, por tanto, recuerda y renueva el gran favor que Dios ha mostrado a la raza de los hombres mortales. Porque todos nacimos en la contaminación del pecado y somos hijos de ira. Pero Dios, que es rico en misericordia, nos limpia gratuitamente de nuestros pecados con la sangre de su Hijo, y en él nos adopta para ser sus hijos, y por un santo pacto nos une a él y nos enriquece con diversos dones, para que podamos vivir una nueva vida. Todas estas cosas están aseguradas por el bautismo. Porque interiormente somos regenerados, purificados y renovados por Dios mediante el Espíritu Santo; y externamente recibimos la seguridad de los mas grandes dones en el agua, por los cuales también esos grandes beneficios están representados y, por así decirlo, puestos ante nuestros ojos para ser contemplados.

Somos bautizados con agua. Y por eso somos bautizados, es decir, lavados o rociados con agua visible. Porque el agua limpia la suciedad y refresca y enfría los cuerpos calientes y cansados. Y la gracia de Dios realiza estas cosas para las almas, y lo hace de manera invisible o espiritual.

La obligación del bautismo. Además, Dios también nos separa de todas las religiones y pueblos extraños mediante el símbolo del bautismo y nos consagra a sí mismo como su propiedad. Por lo tanto, confesamos nuestra fe cuando somos bautizados y nos comprometemos con Dios por la obediencia, la mortificación de la carne y la novedad de vida. Por lo tanto, estamos alistados en el santo servicio militar de Cristo para que durante toda nuestra vida luchemos contra el mundo, Satanás y nuestra propia carne. Además, somos bautizados en un solo cuerpo de la Iglesia, para que con todos los miembros de la Iglesia podamos concurrir maravillosamente en la única religión y en los servicios mutuos.

La forma del bautismo. Creemos que la forma más perfecta de bautismo es aquella por la que Cristo fue bautizado y por la cual los apóstoles bautizaron. Por lo tanto, no consideramos necesarias para la perfección del bautismo aquellas cosas que por artificio del hombre se añadieron después y se usaron en la Iglesia. De este tipo es el exorcismo, el uso de luces encendidas, aceite, sal, saliva y otras cosas como que el bautismo debe celebrarse dos veces al año con multitud de ceremonias. Porque creemos que un bautismo de la Iglesia ha sido santificado en la primera institución de Dios, y que está consagrado por la Palabra y también es eficaz hoy en virtud de la primera bendición de Dios.

El Ministro del Bautismo. Enseñamos que el bautismo no debe ser administrado en la Iglesia por mujeres o parteras. Porque Pablo privó a las mujeres de los deberes eclesiásticos, y el bautismo tiene que ver con estos.

Anabautistas. Condenamos a los anabautistas, que niegan que los recién nacidos de los fieles deban ser bautizados. Porque según la enseñanza evangélica, de los tales es el reino de Dios, y están en el pacto de Dios. Entonces, ¿por qué no se les debe dar la señal del pacto de Dios? ¿Por qué los que pertenecen a Dios y están en su Iglesia no deben ser iniciados por el santo bautismo? Condenamos también a los anabautistas en el resto de sus doctrinas peculiares que sostienen contrarias a la Palabra de Dios. Por lo tanto, no somos anabautistas y no tenemos nada en común con ellos.


Trad Caesar Arevalo

FUENTE: Second Helvetic Confession (1566) extraído de http://www.crivoice.org/creed2helvetic.html


viernes, marzo 05, 2021

LOS REFORMADORES Y LA RESISTENCIA AL MAGISTRADO TIRANO




LOS REFORMADORES Y EL MAGISTRADO CIVIL 

La reforma se necesita desesperadamente en nuestras naciones que languidecen. En el pasado, la reforma bíblica no solo arrasó con la iglesia en doctrina, adoración y gobierno, sino que también la reforma del cristianismo bíblico fue promovida y acelerada por magistrados cristianos que apoyaron y defendieron incondicionalmente el ministerio de las iglesias reformadas.

La reforma nunca es fácil. La verdad no está más de moda hoy en dia que en la época de nuestros antepasados reformados. Con la proliferación de sectas y denominaciones, la reforma de la iglesia protestante o sectas evangelicas es mucho mas dificil.

Si queremos ver una reforma, debemos volver a los viejos caminos de nuestro Dios y de nuestros antepasados.

(haga click el video abajo)