LA VERDAD

Este sitio es acerca la teología reformada tal como fue enseñada por los grandes e influyentes reformadores del siglo 16. El trabajo de ellos cambió la forma de ver el Cristianismo en términos de teología y liturgia. Fueron ellos que viendo la corrupción en la existente iglesia Católica desearon reformarla de acuerdo a Escritura, trayendo consigo la mas grande revolución religiosa y social que la historia de la iglesia haya sido testigo. Su legado sigue hoy en este siglo, y su influencia cambió Europa y dio nacimiento a los Estados Unidos de América.

domingo, agosto 17, 2014

LA HEREJIA DEL ANTINOMIANISMO



Una de los legados del dispensacionalismo dentro del evangelicalismo Americano del siglo 19 es lo que se conoce como antinomianismo. El Dispensacionalismo es más conocido por su postura innovadora del “rapto secreto” [ la segunda venida de Cristo en dos etapas], pero se ignora su carácter antinominiano que caracteriza a todo el evangelicalismo en general: pentecostalismo, grupos y sectas independientes, etc. 

QUE ES ANTINOMIANISMO

Literalmente significa "contra la ley," antinomianismo es la opinión de que la ley moral resumida en los Diez Mandamientos ya no es vinculante para los cristianos. Generalmente, antinomianismo puede ser visto como característico de la rebelión humana contra cualquier autoridad externa. En este sentido, irónicamente, somos por naturaleza antinomianos y legalistas desde la caída de Adan: el rechazo de la orden de Dios, mientras búscamos nosotros mismos de justificarnos por nuestros propios criterios. La edad moderna se identifica especialmente por la demanda de la libertad de todas las limitaciones. "tu eres tu propia ley" “si esto es bien para ti, entonces hazlo,”  es el credo moderno. El rechazo a cualquier autoridad por encima del mismo, incluyendo las normas bíblicas es tan evidente en las denominaciones evangélicas como en la totalidad de la cultura. Antinomianismo también puede entenderse en relación con su opuesto, neo-nomianism, que es la opinión de que el evangelio es básicamente una nueva ley que presenta nuevos requisitos para la vida cristiana, incluso necesario para ganar el favor de Dios. 

LA LEY DE DIOS

La ley de Dios es Suprema, universal e integral, y todo ser humano está obligado a obedecerla. La Biblia insiste en que toda acción humana, el derecho y las políticas públicas estén totalmente, y de forma global sujetas a la norma divina de las Sagradas Escrituras. En lo que se refiere a la ley moral y la legislación, la pregunta no es " ley o sin ley", sino ¿Cuál ley? Esta pregunta necesita ser contestada. La humanidad ya sea sigue la ley de Dios o una ley de su propia creación. El tema es uno de  “Teonomía”  [ley de Dios] o “autonomía”  [auto-ley humana.] 

Si bien es cierto que ningún hijo de Adán puede guardar perfectamente la santa ley de Dios, ellos son comisionados y mandados a que guarden totalmente la ley de Dios, en todos los ámbitos y aspectos de la vida. Esta obligación se da a todos, sin excepción, Cristianos y no Cristianos. Todos los que son creados a imagen de Dios son totalmente responsables de dar cuentas y de obedecer. El hecho de que, por naturaleza, no lo harán, ni pueden obedecerlo no los exime de la adhesión a los mandamientos divinos. Este concepto nunca se enseña dentro del evangelicalismo popular y por lo tanto la gran mayoría lo rechaza tildándolo de “legalismo.”

Por otro lado, aquellos que son regenerados por el último Adán, Cristo el Señor, están facultados por el Espíritu Santo, a ejercer adecuadamente la comisión de la obediencia a la Ley de Dios totalmente. Sin embargo, incluso los hijos de Dios, no puede guardar la ley perfectamente. Ellos, no obstante, se esfuerzan por mantener con el poder de Dios su ley. Todo cristiano esta en el reino de Dios, y la ley de este reino es la ley de Dios. Todo verdadero cristiano es ama la ley de Dios y se deleita en ello. 
La humanidad se divide en dos grupos distintos cuando se trata de la ley de Dios. Están los que apoyan de la ley de Dios, o los que están en rebelión contra la ley de Dios. Son “pro-Ley” o “anti-Ley,”  es decir, “pro-nomos,” o “anti-nomos.” Los que están en contra de la ley de Dios son llamados anti-nomianos. (Literalemente en contra la ley de Dios).

Muchos son los que profesan ser cristianos, sin embargo, en la realidad se encuentran en abierta rebelión contra la Ley de Dios. Al aplicar erróneamente  las Escrituras, estos reclaman la “libertad” de la Ley, usando textos como Romanos 6:14:  "... pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia." (Romanos 6:14). 

Cuando el apóstol declara que los santos son libres del poder de la condenación a las demandas de la ley, los antinomianos interpretan este pasaje como si el cristiano esta exento de obedecer la perfecta norma de obediencia de la ley. En consecuencia se convierten en ley para sí mismos, y practican una forma de piedad sin el poder de la norma legal de Dios. Los antinomianos no pueden reconciliar las palabras del salmista con su doctrina errónea. 

"¡Oh, cuánto amo yo tu ley ..." [ Salmo 119 ]. 

Los antinomianos no aman  la Ley de Dios, sino que tratan de cambiarla para que se ajuste a sus deseos autónomos. 
Sin embargo, el Cristiano Bíblico no encuentra la ley moral y Judicial de Dios una carga. La Ley para él es una delicia y una herramienta de empoderamiento para el dominio personal y cultural. Los Cristianos aman la Ley porque les gusta el Legislador, el cual es Dios. Ellos obedecen la ley por amor y con una fe infantil [no simplista]. 

El principio de la vida cristiana practica es  "Si me amáis, guardad mis mandamientos." [Juan 14:15]. No existe ningún principio más claro que pueda ser establecido que esto. Amor y una  obediencia [fe] cuidadosa están unidos juntos. 

LA REFORMA Y LA LEY DE DIOS

La razón detrás del éxito de la Reforma Europea del siglo 16 se puede rastrear directamente a los principios de la ley Bíblica. Esto es especialmente evidente en el ámbito de Escocia. John Knox es considerado por muchos como el más consistente bíblica y teológicamente de entre todos los grandes reformadores. Su postura sobre el principio regulador de adoración y vida provocó un gran despertar y avivamiento entre los reformadores que siguieron a través de muchas generaciones. 

De todos los reformadores, Knox sigue siendo el más ardientemente amado y odiado con fiereza. Ningún líder Reformado vio tan claramente la necesidad de aplicar la Ley de Dios totalmente a todos los aspectos de la vida - político, social, económico, eclesiástico, familiarmente (es decir, a la familia), y personalmente, de Knox. 

Knox, junto con muchos de los otros grandes reformadores de su época vio el Antiguo Testamento como un libro de las Leyes de estudio de casos. Estos fueron los casos reales, históricos de precedencia legal que se iban a utilizar como libro de fuente del derecho y la política. Estas leyes también iban a ser vinculantes para todas las naciones en la misma medida en que se vinculan a Israel y Judá. Este poder vinculante de la ley de Dios era simplemente debido al hecho de que, como Dios mismo, también lo eran sus leyes inmutables y universales a todas las naciones y los pueblos, independientemente de su ubicación geográfica o afiliación religiosa. 

La aplicación de la ley Bíblica entre los magistrados está sobre el papel de las autoridades que rigen Civilmente; esto es una doctrina completa que interviene en todos los ámbitos de la vida. Principios éticos y legales para el hogar y la familia tanto como lo es el estándar para el Gobierno, por no hablar de la iglesia y el individuo. 

Esto no es legalismo, como sus críticos evangélicos y anabautistas dicen – esto es obediencia. Es una obediencia que no tiene fronteras, es decir, la obediencia tiene que ser practicada todos los días en todas las áreas de los reinos de la vida, sin excepción, y sin demora.

JESUS Y LA LEY DE DIOS

En Su Sermón de la Montaña, Jesús no dejó ninguna duda acerca de la relación entre su ministerio y la ley de Dios. Él le dice a su pueblo de no pensar siquiera que Él vino a acabar con la ley (Mateo 5:17). En el versículo 18, el Señor enseña que el más mínimo detalle de la ley se mantendrá en efecto hasta que el cielo y la tierra pasarán. Jesús nos advierte en el versículo 19 que cualquier persona que anula el menor de los mandamientos, y enseñe a otros a hacerlo será pequeño en el reino. Leamos Sus palabras: 

“17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.
18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.
19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.”

En Juan 14: 15,21 y 23 Jesús define el amor en términos de obediencia a la ley de Dios. 

15 Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. 
21 El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él. … 23 Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.

De acuerdo con nuestro Señor, la marca de un verdadero discípulo es la obediencia a su ley. No hay absolutamente ninguna evidencia de que Jesús se refiere a otra cosa que a la ley mosaica y El Nuevo Testamento aún no había sido escrito! No hay nada que sugiera que Jesús mide el amor del hombre hacia El conforme a alguna ley natural subjetiva aparte de la ley de Dios. 

Jesús enfáticamente dice "Si me amáis, guardad mis mandamientos." Y sus mandamientos no son distintos de la ley de Dios.

Jesús enseñó la validez permanente, no sólo de los Diez Mandamientos en general, sino que también enseñó a las sanciones penales de las leyes de caso para ser válido también. Un ejemplo de que Jesús defiende ley está en Mateo 15: 4, diciendo: "Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre ya tu madre, y: El que maldiga al padre o a la madre, muera de muerte”. En contexto, Jesús condena a los fariseos por transgredir la ley de Dios por el bien de sus tradiciones. Jesucristo, por medio de sus propias palabras, sostiene el mismo punto en el que muchos critican la ética teonómica! 

LAS CONFESIONES REFORMADAS

Los reformadores entendieron perfectamente que el fruto de una vida cristiana en santidad es por la obediencia en amor a Dios de sus mandamientos. Ellos pelearon y refutaron abiertamente a los antinomianos en sus confesiones. Leamos algunas de ellas en donde claramente expresan el deber del cristiano de obedecer la ley de Dios, no por justificación, pues ellos entendían perfectamente más que nadie que la justificación es solo por la fe, pero por amor a Dios y agradecimiento de su salvación.

La Fórmula Luterana de Concordia defiende el "tercer uso" (es decir, la ley que impulsa a los pecadores a Cristo.): 

“Incluso después regeneración, los cristianos no están abandonados a sí mismos, sino que tienen la ley como regla fija para regular y dirigir sus vidas (VI.1).

 Las siguientes conclusiones son vale la pena citar en extenso: 

“Creemos, enseñamos y confesamos que, aunque los hombres verdaderamente creen [en Cristo] y verdaderamente convertidos a Dios han sido liberados y eximidos de la maldición y la coacción de la ley, sin embargo no sin Ley, pero han sido redimidos por el Hijo de Dios a fin de que deban ejercitarse en ella día y noche [que deberían meditar sobre la Ley de Dios día y la noche, y constantemente ejercitarse en su observancia, Salmos 1: 2], Salmos 119. . . Creemos, enseñamos y confesamos que la predicación de la Ley debe ser instado con diligencia, no sólo a los incrédulos e impenitentes, sino también de los verdaderos creyentes, que están verdaderamente convertidos, regenerados, y justificados por la fe (VI.2- 3). 

El Catecismo de Heidelberg comienza su sección "Gratitud" preguntando por qué debemos todavía hacer buenas obras si somos justificados solo por gracia en Cristo mediante la fe. Contesta: Lo hacemos "porque Cristo por su Espíritu también nos renueva para ser como él, de modo que en toda nuestra vida, podemos demostrar que somos agradecidos a Dios por todo lo que ha hecho por nosotros, y para que él sea glorificado por medio de nosotros . y lo hacemos bien, así que podemos estar seguros de nuestra fe por sus frutos, y para que por nuestra piadosa forma de vivir nuestros vecinos sean ganados para Cristo "(P. 86). 

La conversión implica arrepentimiento y la fe: morir al hombre viejo y vivir a Cristo (P. 87-90). Entonces, ¿qué define a una "buena obra"? "Sólo lo que surge de la verdadera fe, que se ajusta a la ley de Dios, y está hecho para su gloria, y no la que se basa en lo que creemos que es correcto o en la tradición humana establecida" (P. 91). 

El mismo punto de vista se encuentra en los artículos 15 a 18 de la Iglesia de Inglaterra de los Treinta y nueve artículos de Fe. Sin embargo, los debates de las décadas siguientes trajeron refinamiento a la confesión reformada y finalmente aparecieron en forma sofisticada en los “Estándares de Westminster de la Fe” en 1647. 

Capítulo 19 de la Confesión, "De la Ley de Dios," distingue claramente entre la forma en que funciona la ley en un pacto de obras (prometiendo vida de obediencia y muerte por desobediencia mortal) y en el pacto de la gracia. 

"Aunque los verdaderos creyentes no están bajo la ley, como un pacto de obras, para ser por ella justificados o condenados; sin embargo, es de gran utilidad para ellos, así como a los demás; en que, como regla de vida les informa de la voluntad de Dios, y de su deber, que dirige y los ata a caminar de acuerdo a la voluntad de Dios; descubriendo también la contaminación pecaminosa de su naturaleza, sus corazones y vidas; así como, examinándose a sí mismos de ese modo, y puedan llegar a una mayor convicción de humillación, y el odio contra el pecado, junto con una visión más clara de la necesidad que tienen de Cristo, y la perfección de su obediencia." (19.6)

En conclusión, aunque la ley es en ningún sentido una base para la justificación ante Dios, y aunque la ley no tiene poder para limpiarnos del pecado, ello sirve como el estándar permanente y absoluta del bien y el mal.


Por: Caesar Arevalo

1 comentario:

Noemi dijo...

hola paso visitando su blog, un saludo desde mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com
BENDICIONES.