LA VERDAD

Este sitio es acerca la teología reformada tal como fue enseñada por los grandes e influyentes reformadores del siglo 16. El trabajo de ellos cambió la forma de ver el Cristianismo en términos de teología y liturgia. Fueron ellos que viendo la corrupción en la existente iglesia Católica desearon reformarla de acuerdo a Escritura, trayendo consigo la mas grande revolución religiosa y social que la historia de la iglesia haya sido testigo. Su legado sigue hoy en este siglo, y su influencia cambió Europa y dio nacimiento a los Estados Unidos de América.

lunes, diciembre 02, 2013

SALMODIA EXCLUSIVA Y EL USO DE INSTRUMENTOS



 Para empezar todos los Cristianos aceptamos la verdad de que la adoración es de Dios, no de nosotros. Es Su adoración; no la nuestra (Sal. 115:1;  Deuteronomio 6:13). Por lo tanto, Dios es el que determina lo que se hace en Su adoración, y cómo se debe hacer. (Deut. 12:29-32; Juan 4:24 ) .

Justo antes de que el pueblo de Dios se cruzara a la tierra prometida, Moisés advirtió que adoran en el lugar elegido por Dios , y no como sus propios corazones le dirigijan (Deuteronomio 12:3-5). Habría un cambio obvio en la adoración del desierto desde Egipto a la tierra de Canaán (vv.8 -14). Después de unos pocos cientos de años de la conquista militar (libro de Josué) y la apatía espiritual (libro de los Jueces), Dios levantó a David para supervisar los asuntos de Israel. Esto incluyó el templo y toda su adoración (1 Cro. 28:1-6 , 9-20). 

El cumplimiento de la advertencia de Moisés dependía de este rey, no de Saúl, ni de ningún otro (Deut. 17:14-15;  Jueces 17:6; 19:0;  21:5 con 1 Sam 8:4-22; 16:1).

En este contexto, Dios escogió a David, y a aquellos que él escogió para escribir las canciones para su uso en el culto público (2 Sam 23:01 -3a; 2 Crónicas 29:30; Salmo 84). Y, por supuesto, el escribió los " Salmos,”  una colección distintiva de alabanzas y oraciones para la adoración de Dios, como el mismo Señor Jesús afirmó (Lucas 20:42; Hch 1:20). David también nombró los instrumentos que deben desempeñar los sacerdotes con estas canciones (1 Crónicas 16:1-7, 37-42; 25:1-6; también 2 Crónicas 5:11-14; 7:4-6; 8: 14- 15; 23:18; 29:25-26; 30:21; 34:12). Observe cuidadosamente que estos instrumentos fueron utilizados para la adoración en el Antiguo Testamento sólo en el templo, y sólo por los sacerdotes cuando ofrecieran los sacrificios (2 Crónicas 29:25-29; 35:4,10-15; Num. 10:10).

El Espíritu Santo había mandado todo esto a través de David (2 Crónicas 8:14; 29:25; 2 Sam 23:1-3). Pero esto no era algo sólo para su generación. Otros reyes justos siguieron sus órdenes en todo el resto del Antiguo Testamento, como algunos de estos pasajes lo muestran (2 Crónicas 29:30). Incluso cuando los Judios regresaron de reconstruir su templo después de su cautiverio de cientos de años más tarde, siguieron las órdenes de David. Adoraban en la manera de Dios (Esdras 3:10; Neh. 12:22-24, 27-47).

Así que vemos que Dios tenía un específico deseo y propósito en mente de cómo Él quería que instrumentos y canciones sean utilizados en su culto. Y David lo llevó a cabo en obediencia a Dios. Pero ¿cuál era su propósito? El propósito era apuntar a algo más grande que el templo (Mateo 12:6), algo más grande que su constructor (Mateo 12:42), y algo que encapsula todo - a Jesucristo, el Hijo de David , a quien David tipificó. 

Jesús es el templo (Juan 2:19-21;  Ef.  2:21-22), el sacerdote (Hebreos 7:23-24), y el sacrificio (Hebreos 10:5-10). Él es la suma y sustancia de todo lo que el templo era. 

Todas estas cosas bajo el Antiguo Testamento realmente hablaron  y señalaron a Jesús. Y puesto que Jesús es el cumplimiento del sacerdote y el sacrificio, la adoración sacerdotal antigua del templo, con sus instrumentos se ha dejado (Heb. 7:12; 8:13;  Juan 4:21). 

 Los instrumentos eran temporales, en lo que se refiere a la adoración de Dios. Ellos fueron diseñados para capacitar a los santos del Antiguo Testamento en la venida del Mesías. Llamaron la atención sobre la gran importancia del sacrificio que lo acompañaban, al igual que la oscuridad, terremoto, piedras partidas  y el velo del templo rasgado en el sacrificio de Cristo (Mateo 27:45,51).

Los apóstoles, entonces, nos llaman a la madurez en nuestra comprensión, y dejar el infantilismo (Heb. 5:12; 06:1; 1 Cor 13:11; 14:20;  Ef 4:14).  

Dado que ahora estamos bajo el Nuevo Pacto, ellos nos mandan (aún) cantar los Salmos (1 Corintios 14:26; Ef. 5:18-20; Col. 3:16; Santiago 5:13 ;Heb 13: 15), pero con diferente instrumentación . El instrumento que ahora acompaña a la alabanza de un creyente es solo su corazón. Él no necesita ninguna ayuda externa. Él tiene una Ayuda interna del Espíritu (Juan 14:17). Ahora, desde el punto de vista de la Nueva Alianza que se cumplió en Jesucristo, hacemos melodía con el corazón (Ef. 5:19) y los labios (Heb. 13:15), no una mera arpa o lira.

Los creyentes del Antiguo Testamento esperaban con interés estas "nuevas canciones" (Sal. 33:3; 96:1; 98:1). Esta fue la llamada y el curso de la alabanza del Antiguo Testamento (Salmo 50:13-14 con Heb.  13:12-13,15). Estas " nuevas canciones,” entonces, no son "nuevas " en el sentido de palabras diferentes o una nueva instrumentación, como muchos entienden erróneamente hoy en dia. Son las viejas canciones ahora "nuevas" porque ahora tenemos una comprensión completa del propósito de Dios en Cristo en este lado de la cruz a causa de la obra renovadora del Espíritu Santo en el corazón (Ezequiel 36:26-27; Heb.10:22; Tit 3:5). 

Por lo tanto es en vano buscar en el Nuevo Testamento por una referencia a los instrumentos musicales que se utilizan en la alabanza de Dios de la Iglesia. Sólo hay referencia a los instrumentos del corazón y voz para el canto (Hechos 16:25; Rom 15:9; 1 Cor 14:15; Efesios 5:18 ss; Col. 3:16; Heb 13:15;  Sant. 5:13).

Referente a Colosenses 3:16 y Efesios 5:18-20, Pablo no se refiere aquí a los himnos de manufactura humana. Tenga en cuenta que los "salmos, himnos y canciones " de estos pasajes son "espiritual." Esto no significa " espiritual" en el sentido de " religiosa", sino espiritual como en lo que el Espíritu Santo ha inspirado y lo puso en la Escritura. Está claro que el apóstol Pablo no permitió canciones hechas por el hombre, porque dijo: "La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros" (Col. 3:16).

Por otra parte, estas palabras "salmos, himnos y canciones " son sinónimas. Todos ellos se refieren al libro de los Salmos. Los habitantes de Éfeso y Colosas en los días de Pablo habrían comprendido de inmediato que se refería a la salmos del Antiguo Testamento, porque él se refirió a los títulos de los Salmo según la versión griega del Antiguo Testamento, de uso común en la época [Septuaginta]. Y sabemos que las iglesias del Nuevo Testamento cantaban estos salmos ( 1 Corintios 14:26 ; Sant. 5:13). En un contexto del siglo primero, no hay otra interpretación  u opción que sea creíble.

Es verdad que muchos no están familiarizados con esta enseñanza y cuando lo leen no están de acuerdo y hasta se enojan. En cualquier caso, nadie puede negar que las Escrituras nos manda a cantar salmos y sin instrumentos. Y aunque no sea del gusto personal de muchos, el cantar salmos sin instrumentos es la manera de Dios según su Palabra para adorarle en alabanza, entonces debemos ser especialmente cuidadosos de cómo pensamos sobre ello.

Caesar Arevalo




1 comentario:

Unknown dijo...

hermano Caesar, muy buen articulo. Pero me gustaria que pueda expliocar ¿como deberiamos interpretar el salmo 150? Algunos se aferran a ese pasaje para avalar el uso de instrumentos musicales.
Gracias